Logo  
  Registrarse Conectar  
 

  Inicio Actualidad Experiencias Legislación Directorios Oposiciones C.E.P. Material didáctico TIC Universidad Servicios
            



Experiencias educativas

11/12/2011

Enviado por fantunez.

experiencia docente en Londres, trabajando para agencias de Supply Teachers.





Londres y las Supply Agencies

El irme a Londres fue un gran acierto sobre todo en lo que a mi carrera profesional se refiere. He trabajado desempeñando puestos que en España no se conocen como "Exam invigilator", "Teacher Assistant" o "Cover Teacher". El proceso no fue nada fácil pero gracias a que trabajé como asistente de lengua Española un par de años antes en Birmingham pude ser aceptado en las agencias de profesores suplentes.

Las agencias de profesores (Verity Education, Destination Education...) se dedican a reclutar profesionales de la enseñanza, verificar su experiencia profesional, sus cualificaciones y ver que no tienen antecedentes penales. Todo esto lo hacen a través de media docena de entrevistas (teléfonicas, email, presenciales...) y forzando a los sufridos profesionales rellenar interminables cuestionarios donde se preguntaba desde la carrera profesional hasta la raza o la tendencia sexual. Un aspecto interesante de estas “Supply Agencies” era que la mayoría de las agencias te ofrecían cursillos gratuitos (métodos de lectura, control del comportamiento, fonética para primaria, dislexia…). Yo siempre trataba de asistir a los más interesantes.

Los colegios, academias y otros organismos del ámbito educativo contactaban con las agencias y pedían personal para determinados puestos para un día, dos horas, media jornada, un mes o un curso escolar. La agencia llamaba a los sufridos profesionales a las 7 de la mañana y les decían el lugar de Londres donde debían estar, la labor y lo que cobraría. Todavía recuerdo la voz de Peggy - la secretaria que me solía llamar- y mis carreras por la casa con el portátil en la mano buscando en la web journeyplanner el centro al que me mandaban ese día.

Para las agencias, lo más importante era sobretodo tener experiencia en UK en el campo de la enseñanza. Yo ya la tenía pero con esto tan sólo era contratado una o dos veces a la semana como vigilante en exámenes. Tenía que repartir los folios por mesa y según el código personal de cada alumno, calculadoras, estuches con el lápiz y la goma  ... a los alumnos se les aporta todo el material siempre. 

Aquello, sin ofender a nadie, no era trabajo para un licenciado en Filología, con el curso de adaptación pedagógica y un máster en comunicación multicultural... Decidí negarme a realizar ese trabajo y exigir que me contrataran como profesor suplente o como asistente como mínimo. 

Me mandaron a un colegio de primaria al norte de la ciudad para trabajar como asistente en año 1 con alumnos de 6 años. La maestra tenía un grupo de 32 alumnos y por ley debía tener un asistente y la dirección del colegio le asignó un segundo: yo. 

Primaria era algo nuevo para mí - yo fui auxiliar de lengua para secundaria y en España había trabajado siempre en secundaria -  no tenía experiencia pero aprendí rápido a desenvolverme con aquel grupo. Yo ayudaba con el grupo que tenía menos nivel, manualidades, lectura - mucha lectura-, escritura, Lengua Inglesa  ... he de reconocer que, a pesar de tener un nivel muy alto, me resultaba al principio difícil entender el inglés roto de los niños pequeños pero mi oído pronto se acostumbró rápidamente.

Me fascinó la diversidad religiosa y étnica que había en las aulas. El nivel, a veces excesivo, burocrático al que se relegaba cualquier actividad o percance: todo estaba ya pensado de antemano, para todo había un decálogo y unas normas, a veces incluso un documento específico para ello (por ejemplo, una ficha para denunciar comportamientos sexistas o racistas dentro o alrededor del colegio). Además, la gran cantidad de materiales y recursos que tenían era increíble: cada vez que iba al almacén a por pegamento o libretas no podía evitar quedarme unos minutos más ojeando todo tipo de recursos imaginables para la enseñanza.

Por otro lado, aquella zona es una de las más pobres de Londres. Me encontré con la cara amarga de la educación: niños que se desmayan en clase por no haber comido nada en casa ya que no tienen recursos, otros se quedan dormidos ya que no pueden descansar en casa debido a los gritos, peleas o el llanto de sus hermanos pequeños... Me sorprendió que no hubiera un departamento en el que atendieran a estos alumnos o a los alumnos que no sabían hablar inglés - a pesar de haber nacido en Londres-. La ley impide que el alumnado abandone el grupo ni tan siquiera para asistir a un aula de atención especial o apoyo lingüístico.

Mi intención no era trabajar en Londres en un colegio de primaria; odio la intrusión profesional y no me sentía bien en un puesto en el que a pesar de desarrollar un buen trabajo no estaba preparado para ello. Decidí convalidar mis titulaciones y equiparar mi estatus académico de esa forma a la de los profesores de secundaria Londinenses. Después de hacer uso de mis derechos como ciudadano Europeo y costosas traducciones e interminables formularios - de nuevo- obtuve mi Número de Profesor Cualificado. Ya estaba listo para empezar a trabajar como profesor suplente en el área de Lenguas Modernas y si algún colegio me ofreciera un puesto permanente, quedarme con ellos. Mis ilusiones quedaron en eso y me di cuenta de que de lo único que me sirvieron mis trámites fue para engordar aún más mi ya extenso CV. 

Las agencias seguían ofreciéndome trabajo como asistente en primaria y ya estaba un poco arto pero debía aceptarlos porque Londres es una ciudad cara y necesitaba tener un techo y comida. 

Una de las agencias me ofreció por 3 semanas algo distinto: trabajar como monitor en un “Pupil Referal Unit” en el centro de Londres. Un centro de referencia a alumnos es algo así como un aula de castigo pero está aparte del centro escolar al que pertenece y además, acepta alumnos de otros centros. Un alumno no puede ser expulsado así como así de un centro Inglés; son mandados por tres días, un mes... a un PRU. Allí el alumno sigue con las tareas que sus profesores mandan por fax, hacen actividades de carácter social y tienen talleres de relajación, autocontrol etc.

Allí conocí a varios profesores de otros países que estaban en mi misma circunstancia:

 "los ingleses son así -me dijo uno de ellos-: no te dan trabajo como profesor porque no tienes experiencia en UK y no tienes experiencia en UK porque no has podido tener un trabajo. Te piden certificado de registro penal de todos los países en los que has vivido, te obligan a sacar uno de Inglaterra, te hacen pagar costosas traducciones... y al final si no eres Inglés, educado en una buena universidad y sobre todo, si no conoces a alguien de dentro del colegio... te será muy difícil encontrar un puesto fijo en una ciudad como Londres".

El PRU me llamó mucho la atención. Trabajé allí 3 semanas y aprendí mucho sobre el control del comportamiento. Sobre todo me dí cuenta que cuando sacas a un alumno del ambiente en el que normalmente tiene el mal comportamiento, este alumno nace de nuevo: todas las etiquetas ( gracioso, el violento, el payaso de la clase...) que los demás alumnos y el profesor a veces le pone desaparecen. Esto ayuda a la persona a crecer y vencer problemas personales que le dificultaban el aprendizaje y el desarrollo personal.

 La gran mayoría de los usuarios eran alumnos de raza negra y que provenían de barrios deprimidos de la ciudad. "Nos obligan a vivir en la miseria porque nuestra familia no puede costear una casa en uno de los barrios pijos de la ciudad y si tenemos que pasarnos la noche fuera trapicheando para pagarnos un móvil y nos dormimos en clase o no queremos trabajar nos mandan aquí -me dijo uno de ellos - .Esto no sirve para nada: solo nos quitan de su vista por un tiempo, somos un problema para ellos y su forma perfecta de enseñar a alumnos perfectos". Me vino a la cabeza al artículo que leí durante la realización de mi máster sobre el racismo institucional y encubierto. 

Gracias a los contactos que hice en aquel PRU me registré en una nueva agencia (estaba registrado en 6 en total) y empecé a trabajar como profesor suplente. Me llamaban, como de costumbre, de 7 á 8 de la mañana, me decían el centro y la persona que debía contactar y si estaba contratado por una o media jornada (casi siempre lo último).

El primer día me presenté en un centro al este de la ciudad, cerca de las orillas del Támesis. Hablé con el coordinador de suplencias y el techo del centro se me vino encima al ver que tenía tres horas: dos sustituyendo al profesor de arte, y a última hora al profesor de matemáticas. 

Durante más de tres meses trabajé como “Cover Teacher” de casi todas las asignaturas y muy pocas veces trabajé en el área de Inglés, Español o Francés. Es decir, Lenguas Modernas. Vi un poco de todo; desde grupos disciplinados y con los que daba gusto trabajar hasta salvajes con los que tenía que estar en clase con la compañía del guarda de seguridad del centro - sí, en algunos centros hay detectores de metales y guardas de seguridad-. En general mi conclusión fue que mientras más bonito, nuevo e impresionante era el centro en cuanto a instalaciones y material peor eran los alumnos y la calidad educativa. Se invierte más en los centros con más absentismo, con mayor número de fracaso escolar y problemas para evitar "la huida" de alumnos a otros centros, la denuncia de las asociaciones o simplemente para tener la conciencia más tranquila... La verdad, no me esperé a averiguarlo ya que casi a final de curso acepte un puesto en un colegio de primaria como asistente. Cobraba más dinero ya que hacía la jornada completa, trabajaba todos los días y estaba más a gusto ya que siempre estaba con el mismo grupo y con los mismos profesores todos los días. 

Después de más de un año en Londres, trabajando como asistente, suplente en secundaria, “vigilador” de exámenes, monitor en un PRU... he vuelto a España para intentar abrirme un hueco como profesor en el sistema Andaluz y poner en práctica tantas y tantas cosas que he aprendido durante mi estancia en UK la cual, a pesar de haber sido dificultosa en algunos momentos y muy frustrante, la considero positiva en general. Si no es posible... estoy mirando qué tal es el sistema Educativo Norteamericano. 

delicious    digg    fresqui    meneame




Ver más >>



Publicar artículos en Andalucíaeduca



Noticias más leídas del mes

Libros más vistos

Actividades culturales más vistas

Actividades de ocio más vistas


Contacto: andaluciaeduca[ARROBA]andaluciaeduca.com Aviso legal | Google Analytics | Staff

Creative Commons License

Portal de educación de Andalucía