Logo  
  Registrarse Conectar  
 

  Inicio Actualidad Experiencias Legislación Directorios Oposiciones C.E.P. Material didáctico TIC Universidad Servicios
            



Experiencias educativas

07/12/2011

Enviado por karenmc.

En la Universidad de Trent (Peterborough, Canadá) se inició, hace tres años, un proyecto de Innovación Docente presentado por los profesores: José Miguel García Ramírez del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Granada (España) y Karen Mc





Aprendizaje cooperativo: “Programa de reforzamiento de la Lengua Española: ¡10 minutos!”

En la Universidad de Trent (Peterborough, Canadá) se inició, hace tres años, un proyecto de Innovación Docente presentado por los profesores: José Miguel García Ramírez del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Granada (España) y Karen McMullin del Departamento de Lenguas Modernas de la Universidad de Trent (Canadá) para mejorar el aprendizaje de la lengua española en los estudiantes de Estudios Hispánicos. Este proyecto incluye los principios claves de la enseñanza de una segunda lengua desarrollados a través del aprendizaje cooperativo.

Los principios de la enseñanza de una segunda lengua se plasman en la práctica diaria del aula, representados de diferentes maneras dependiendo de los valores del docente y los intereses y necesidades de los estudiantes.

Brown (2007) describe 12 principios de la enseñanza de segundas lenguas; él los clasifica en tres grupos: cognitivos, afectivos y lingüísticos:

Principios Cognitivos:

1. Automaticidad: El aprendizaje eficiente de una segunda lengua implica el traslado del control de unas pocas formas de la lengua al procesamiento automático de un número sin límite de formas. Analizar demasiado la lengua, pensando sólo en las formas y poniendo excesiva atención en las reglas impide el paso a la automaticidad.

 2. Aprendizaje significativo: El aprendizaje significativo lleva a mejor retención a largo plazo que el aprendizaje mecanicista.

3. La anticipación de recompensa: Los seres humanos se esfuerzan a actuar si anticipan algún tipo de recompensa--tangible o intangible, a corto o largo plazo--que resultará del comportamiento.

4. Motivación intrínseca: Las recompensas más poderosas son las que motivan intrínsecamente desde dentro del estudiante. Como el comportamiento surge de necesidades o deseos dentro de uno mismo, el comportamiento en sí se recompensa; por tanto, la recompensa externa no es necesaria.

5. Inversión estratégica: El dominio de una segunda lengua se deberá en gran parte a la inversión personal de tiempo, esfuerzo y atención a la lengua en la forma de un conjunto individualizado de estrategias para comprender y producir la lengua.

Principios Afectivos:

6. El yo del lenguaje: Cuando se aprende a usar una segunda lengua, se desarrolla también una nueva manera de pensar, sentir y actuar--una segunda identidad. El nuevo yo del lenguaje, entrelazado con la segunda lengua, puede crear dentro del estudiante un sentido de fragilidad, una falta de defensas y un aumento en las inhibiciones.

7. Auto-confianza: La creencia de los estudiantes de que son capaces de llevar a cabo una tarea contribuye a que sean capaces de hacerlo.

8. La toma de riesgos: Para tener éxito, los estudiantes deben ser realistas en su auto-valoración como seres vulnerables pero capaces, y deben estar dispuestos a tomar riesgos calculados en el juego de la lengua. Deben intentar interpretar y producir lenguaje que está un paso más allá de su nivel de seguridad.

9. La relación lengua-cultura: Cuando se enseña una lengua, se enseña un complejo sistema de costumbres y valores culturales, de maneras de pensar, sentir y actuar. Otro aspecto de este principio: Sobre todo en contextos de aprendizaje de segundas lenguas, la adaptación a un nuevo ambiente cultural afectará la adquisición de la lengua y viceversa.

Principios Lingüísticos

10. El efecto de la lengua nativa: La lengua nativa de los estudiantes influye de manera significativa en la adquisición del sistema de la lengua meta. Aunque la lengua nativa facilitará a la vez que interfiere en la comprensión y producción de la nueva lengua, los efectos de interferencia probablemente serán más notables.

11. Interlengua: Los estudiantes de segundas lenguas pasan por un proceso sistemático o cuasi-sistemático de desarrollo mientras progresan a la competencia completa de la lengua meta. El desarrollo exitoso de la interlengua resulta en parte del uso del feedback de los demás.

12. Competencia comunicativa: Puesto que es la meta de la clase de lengua, la instrucción debe incluir todos sus componentes: organizativo, pragmático, estratégico y psicomotor. Se logra esta meta prestando atención al uso de la lengua y no solo al conocimiento de las reglas,  al dominio y no solo la corrección, al lenguaje y contextos auténticos y a la necesidad de aplicar lo que aprenden en el aula a contextos del mundo real.

Estos principios constituyen una base teórica sobre la cual se puede construir las técnicas y actividades de la práctica en el aula adaptándolas a cada contexto y cada grupo, pero también en las actividades extracurriculares.

También es posible abordar la enseñanza de las lenguas a través de otros parámetros. Kumaravadivelu (2003) desarrolló un modelo pedagógico basado en tres parámetros dentro de una estructura de macroestrategias y microestrategias:

1. El parámetro de particularidad dicta que la enseñanza de las lenguas debe tener en cuenta la particularidad de los participantes, estudiantes y docentes, así como el contexto. Está en contra de la idea de que puede haber un método establecido con principios teóricos y actividades prácticas genéricas sin adaptarlo a cada contexto. 

2. El parámetro de factibilidad implica una teoría de la práctica generada por el docente. Se basa en la idea de que la teoría de la práctica se tiene que generar a través de la práctica, analizando la información, identificando los problemas y considerando alternativas en un proceso continuo de reflexión y acción.

3. El parámetro de posibilidad se basa principalmente en una docencia crítica en la que enseñanza es parte de las relaciones intergrupales, pero reconociendo la identidad individual.

Los tres parámetros describen principios diferentes y cada uno tiene un objetivo diferente; el parámetro de particularidad pretende la adaptación de la enseñanza a cada contexto, partiéndose de comprensión de las características y necesidades lingüísticas, socioculturales y políticos de cada grupo. El parámetro de factibilidad anima al docente a combinar teoría y práctica. El parámetro de posibilidad fomenta la idea de tener en cuenta los conocimientos de los estudiantes y de ayudarlo en su desarrollo individuo y grupal. Estos parámetros se ponen en práctica a través de una serie de macroestrategias y microestrategias. Las macroestrategias son directrices generales basadas en ideas sacadas de la historia, teorías y experiencias de la enseñanza, pero sin restringirse a ninguna teoría particular. Sirven como pautas a tener en cuenta a la hora de desarrollar sus propias microestrategias, que son técnicas concretas y/o especificas a la situación y a las necesidades de los estudiantes. Las macroestrategias se describen a continuación:

1. Ofrecer el máximo oportunidades de aprendizaje: Esta estrategia ve la enseñanza como proceso de crear y utilizar oportunidades de aprendizaje. En este proceso, el educador tiene que buscar el equilibrio entre su papel de director de la enseñanza y de mediador del aprendizaje.

2. Minimizar las diferencias percibidas: Reconoce la posibilidad de diferencias de percepción entre las intenciones e interpretaciones de los estudiantes y el educador.

3. Facilitar la interacción negociada: Se refiere a la interacción significativa entre los estudiantes y entre estudiantes y educador. Se anima a los estudiantes a iniciar la comunicación y que no sólo se limiten a responder.

4. Potenciar el aprendizaje autónomo: trata de ayudar a los estudiantes a aprender a aprender, enseñándoles a dirigir y controlar su proceso de aprendizaje.

5. Fomentar la conciencia sobre la lengua: Se anima a los estudiantes a prestar atención a las formas y funciones de la lengua haciéndola más explícita lo cual ayuda en el aprendizaje de las lenguas.

6. Activar la heurística intuitiva: Señala la importancia de proporcionar a los estudiantes materiales para que puedan inferir e interiorizar las reglas gramaticales y comunicativas.

7. Contextualizar el input lingüístico: Señala como los contextos lingüísticos, extralingüísticos y situacionales influyen en el uso de la lengua.

8. Integrar las destrezas de la lengua: Señala la importancia de integrar las destrezas que tradicionalmente se separaban.

9. Asegurar la relevancia social: Se refiere a la necesidad de que el educador sea consciente del ambiente social, político, económico y educacional en que tiene lugar la enseñanza/aprendizaje. 

10. Aumentar la conciencia cultural: Enfatiza la necesidad de tratar a los estudiantes como informadores de la cultura animándolos a participar de manera que muestren sus conocimientos y a la vez su poder.  (Kumaravadivelu 2003, p. 39-40)

Teniendo en cuenta los principios y parámetros expuestos se desarrolló el proyecto de Innovación Docente “Reforzamiento de la lengua española: ¡10 minutos! Es un programa de reforzamiento de los contenidos aprendidos en las clases de lengua española de la Universidad de Trent (Peterborough, Canadá). Se empezó durante el curso académico 2008/9 y continua vigente.  Participan estudiantes de nivel principiante junto con estudiantes de nivel avanzado. El programa consiste en una serie de reuniones diarias, de 10 a 20 minutos, entre dos o tres estudiantes de diferentes niveles, coordinadas por estudiantes del nivel avanzado. Todas las reuniones son de lunes a viernes en horario flexible, entre las 9 de la mañana hasta 8 de la tarde en un espacio público dentro de la universidad. En las reuniones se revisa los contenidos de las clases de español, poniéndose en práctica a través de la conversación; lo que hace que se consolide el aprendizaje no sólo por el desarrollo del enfoque comunicativo sino también por la cooperación entre los miembros de la comunidad universitaria. Los estudiantes coordinadores (nivel avanzado) se pueden considerar “coaches” o entrenadores, según Colomo y Casado (2006) el entrenador ayuda a las personas que entrenan a acceder y usar sus conocimientos de manera personal y cooperativa.

Concluyendo

La cooperación entre los miembros de la comunidad universitaria desarrollada a través de esta actividad extracurricular ayuda a consolidar los conocimientos adquiridos en clase, mejorando el proceso de aprendizaje.  

Referencias bibliográficas

Brown, H.D. (2007). Teaching by Principles: An Interactive Approach to Language Pedagogy. New York: Pearson Education Inc.

Colomo, R., Casado Lumbreras, C. (2006). Mentoring&Coaching. It perspective. Journal of Technology, Management&Innovation. Vol 1, pp 3.

Kumaravadivelu, B. (2003). Beyond Methods. Macrostrategies for Language Teaching. U.S.: Yale University.

delicious    digg    fresqui    meneame




Ver más >>



Publicar artículos en Andalucíaeduca



Noticias más leídas del mes

Libros más vistos

Actividades culturales más vistas

Actividades de ocio más vistas


Contacto: andaluciaeduca[ARROBA]andaluciaeduca.com Aviso legal | Google Analytics | Staff

Creative Commons License

Portal de educación de Andalucía